¿Sabes qué es el normcore?

Te dejamos las pautas para que parezca que has salido a la calle sin pensar demasiado qué te ponías hoy para ir a la oficina. ¡Viva el normcore!

Este estilo se puso de moda en 2014 y aunque no existe una definición exacta, nos atrevemos a decir que el normcore se basa en dar la sensación de haber abierto el armario y haberte puesto “lo primero que has pillado”. Eso sí, con mucho estilo.

Es decir, que la clave del look realmente es utilizar prendas básicas (ya que son esas que utilizamos cuando no sabemos exactamente qué ponernos el lunes por la mañana) combinadas con accesorios sencillos pero que le aporten a nuestro outfit un toque elegante. Porque claramente, y como ya sabemos, menos es más. Sobre todo si hablamos del normcore.

Una de las personas que podría representar perfectamente este estilo es la it girl por excelencia, Alexa Chung. Si lleva un jersey de rayas en tonos apagados y unos vaqueros con converse, va perfecta. Si combina las últimas manoletinas de Charlotte Olympia con un vestido camisero, también va ideal. Si sale de casa con una camiseta de propaganda y una falda vaquera con sneakers, es todo un acierto. ¿Y cómo lo consigue? Muy sencillo, apunta estos consejos:

  1. Actitud ante todo: si quieres ir vestida al más puro estilo normcore, lo primero que debes hacer al salir de casa es aparentar una total despreocupación por tu outfit, aunque en realidad sepas que es lo más. Para hacer esto, unas gafas de sol que cubran casi en su totalidad tu cara, son necesarias.
  2. Di adiós a las prendas especiales: el normcore se caracteriza por combinar prendas básicas. Camisetas grises y blancas no podrán faltar en tu armario, así como tampoco pueden faltar vaqueros de tiro alto en azul tejano o unos pitillo negros. No olvides las converse y las manoletinas monocolor, nada de pedrería o colores estridentes.
  3. Adiós a la raya del ojo: el maquillaje tiene que ir acorde a tu outfit. Así que tendrás que utilizar rímel, antiojeras, algo de colorete y poco más.
  4. El pelo alborotado: si tiene que parecer que has abierto el armario y la ropa te ha caído encima como por arte de magia consiguiendo una combinación ganadora, tu pelo no puede ser de peluquería. Moño despeluchado, coleta baja o suelto y sin cepillar demasiado.

Posts relacionados