4 tipos de nueces buenas para tu salud

Te mostramos cuatro tipos de nueces que son positivas para tu salud

Las nueces son un alimento muy completo repleto de antioxidantes y  proteínas que te llena de energía de la manera más saludable y fácil. Y encima con una gama de sabores muy agradables que hacen las delicias de todos y que puedes encontrar en nuestro hípermercado.

Propiedades de 4 tipos de nueces

Nuez de Castilla: también conocida como nogal español o europeo, esta clásica y versátil nuez de agradable sabor puede comerse cruda, acompañando a una ensalada o un yogurt o incluso se puede cocinar (es muy habitual encontrarla en el relleno de muchas aves que se preparan al horno). Esta nuez es conocida por mejorar la circulación de la sangre, y como hacen prácticamente todos los tipos de nueces, reduce el colesterol.

Nuez de macadamia: la reina de las nueces es un bocado exclusivo, no solo por su cremoso sabor y su fina textura, sino también por su elevado precio combinado con magníficas cualidades para la salud.

Esta nuez, originaria de Australia, tiene un gran contenido de aceite mono insaturado, algo que reduce el colesterol y que le aporta un valor nutritivo y una calidad excepcional. Además, contiene calcio, magnesio y potasio, siendo esta combinación ideal para prevenir la osteoporosis y reducir migrañas.

Nuez de Brasil: esta nuez de tamaño considerable  se consigue de árboles amazónicos que pueden alcanzar los 50 metros, y de los que se nutren tribus rurales de Brasil. Es un alimento estupendo para todos gracias a su cantidad de fibra y proteínas, pero no debe consumirse en exceso puesto que también contienen selenio y son extremadamente calóricas.

Anacardo (o nueces de la India): es curioso, pero estas nueces son de la misma familia que la hiedra venenosa. Y, precisamente por eso no las vas a encontrar nunca con su cáscara, ya que tras secar estas nueces al sol, la cáscara se retira puesto que contiene ácido anacárdico que puede provocar alergias e irritación.

El anacardo se tuesta tras retirar la cáscara y, de este modo, ya se puede consumir y aprovechar sus múltiples beneficios y magnífico sabor. Contienen proteínas de alta calidad, aceites nutritivos y fitatos que se caracterizan por sus propiedades antiinflamatorias.

Posts relacionados