Chocolate: la medicina más tentadora

Chocolate negro, la mejor medicina

Te vamos a dar una alegría. Dentro de los productos de pastelería, hay un alimento muy recomendable para tu dieta saludable que es todo un placer. Aunque pueda parecer un capricho prohibido, olvídate de eso y ¡come chocolate! Si comes una onza o dos al día y es un chocolate oscuro de al menos un porcentaje de cacao del 65%, estarás cuidando mucho tu salud.

Puedes disfrutarlo en forma de tableta, bombones, chocolate a la taza, etc., pero asegúrate de que sea negro y que tenga el menor contenido en azúcar posible. Te damos más motivos para que disfrutes del chocolate:

Genera colesterol bueno: en cuanto a la grasa mono insaturada que aporta la manteca de cacao, es vegetal y tiene propiedades similares al aceite de oliva. Además, ayudará a generar más colesterol HDL, por lo que cuidará de tu corazón y tus arterias.

Bueno para la piel: uno de los componentes de muchas plantas y del chocolate que aportan tantos beneficios a la salud son los flavonoides.

Son muy antioxidantes, por lo que ayudan a eliminar radicales libres y contrarrestan el envejecimiento de la piel. Además, el chocolate tiene propiedades fotoprotectoras y favorece la formación del colágeno.

Salud cardiovascular: reduce las posibilidades de que tengas un accidente cardiovascular. Según diferentes estudios, quien come chocolate tiene un 40% menos de posibilidades de sufrir estos accidentes.

Anima mucho: el chocolate también contiene algunos ácidos, como el esteárico, que estimula las conexiones neuronales del cerebro relacionadas con el placer y el amor propio.

Es anticoagulante: la epicatequina que se encuentra en el cacao es un componente que mejora la circulación sanguínea. Esto permite que la sangre llegue mejor al cerebro y a los globos oculares, permitiéndonos estar más alerta, mejorando la memoria y favoreciendo incluso a la vista.

Ayuda con la tos: el chocolate contiene también teobromina, un componente que actúa como relajante muscular y que estimula la parte del cerebro que provoca la tos.

Posts relacionados