Cúrcuma: ¿qué es y para qué sirve?

Cúrcuma: te contamos todos los secretos y propiedades de la especia de moda

En el blog de Sexta Avenida nos encanta hablar de tendencias gastro y por eso hoy hablaremos de la cúrcuma, una de las especies que está más de moda en los últimos tiempos.

¿Qué es la cúrcuma?

Vamos a ello. La cúrcuma es una especia que se cultiva en Asia, donde tradicionalmente se ha considerado un símbolo de pureza y prosperidad.

Su color amarillo con matices dorados hace de ella un condimento fácilmente reconocible.

La cúrcuma contiene fibra y vitaminas (C, E, K, B1, B2, B3, B6 y B9) y es rica en minerales, manganeso y hierro. Además, es una importante fuente de potasio, calcio, magnesio, cobre y zinc.

Beneficios de la cúrcuma

  • Es antioxidante y antiinflamatoria. Como veíamos líneas atrás, su característico color viene dado por una materia colorante llamada «curcumina«, que es la responsable de estas propiedades.
  • La cúrcuma se puede consumir en cualquier época del año, pero es especialmente interesante para ingerirla en invierno, ya que calienta el cuerpo.
  • Sirve de ayuda para combatir los dolores provocados por la artritis, la osteoporis y la artrosis.
  • Es digestiva. Por ello, no es de extrañar que se incluya en numerosas dietas para personas con problemas digestivos.
  • También es cicatrizante y se emplea para curar heridas.
  • Previene el envejecimiento celular.
  • Favorece la reducción de colesterol en sangre.

¿Cómo puedes consumir la cúrcuma?

Ahora que ya conoces todas las propiedades y beneficios de la cúrcuma, vamos a darte algunas ideas de cómo comerla:

  • Como cualquier otra especie, es válida para reemplazar total o parcialmente la sal y evitar así la retención de líquidos.
  • Puedes añadirla en adobos o cualquier otro aderezo.
  • Pruébala en guisos, salteados y sopas.
  • Mézclala en harina para hacer tu propio pan.
  • Combinada con nata o leche de coco puedes elaborar deliciosas salsas.
  • Frutas como el mango o la manzana combinan muy bien con la cúrcuma.
  • Si lo que quieres es consumirla junto a las legumbres, te recomendamos que lo hagas con los garbanzos y la lenteja roja.
  • Y, por qué no, úsala para intensificar el sabor de carnes, pescados y verduras.

¿A qué sabe la cúrcuma?

Si nunca la has probado, una de las primeras preguntas que te vendrán a la cabeza será esta. Pues bien, la cúrcuma tiene un gusto amargo y algo picante. De fuerte intensidad, no se recomienda abusar de ella, ya que podría llegar a dominar el sabor de tus platos.

A tener en cuenta…

  • Recuerda taparla y guardarla en un lugar seco.
  • Si decides rallarla o molerla, úsala justo después de hacerlo y no esperes demasiado tiempo para que no pierda su potencia.

Y tú, ¿te animas a introducirla en tu dieta? ¡Cuéntanoslo en comentarios!