La alcachofa, el digestivo natural

La alcachofa, sana y equilibrada, es una de las mejores verduras de temporada con la que preparar deliciosos platos. ¿Te animas a saber más?

La alcachofa

La alcachofa es un alimento con mucha historia. Se tiene constancia de ella desde tiempos egipcios y se dice que, durante la Edad Media, fue uno de los alimentos más caros, ya que consideraba altamente sabrosa.

Se trata de una hortaliza muy completa y guarda en su interior una gran cantidad de antioxidantes, vitaminas y minerales que le otorgan un sinfín de propiedades que vamos a ver a continuación:

Beneficios de la alcachofa

  • Es un producto perfecto para personas que siguen dietas de adelgazamiento. Son saciantes, por lo que ayudan a controlar el apetito. Además, son muy bajas en calorías, evitan la retención de líquidos y favorecen la quema de grasas.
  • Es alta en fibra, lo que la convierte en un digestivo natural que alivia la acidez y ciertas molestias.
  • Estas propiedades digestivas la hacen adecuada para el tratamiento del reuma, el ácido úrico y los problemas de cálculos en la vesícula biliar.
  • La alcachofa combate el colesterol al reducir la cantidad de triglicéridos en sangre.
  • Mejora afecciones dermatológicas crónicas.
  • Otros de sus componentes trabajan para tratar enfermedades como la artritis, la gota, enfermedades del riñón y problemas de circulación.

La alcachofa en la cocina

Ahora que ya has visto que la alcachofa es un alimento saludable y equilibrado, veamos qué recetas podemos preparar con ella:

  • Como plato en sí mismo; por ejemplo, al horno.
  • Como acompañamiento casa muy bien con carnes, pescados y arroces, dándoles un sabor muy especial y característico.
  • Puedes cocinarla hervidas, a la plancha o en tempura.
  • Permiten multitud de rellenos diferentes: foie, jamón, cecina, carne picada, gambas, bacalao, queso… ¡Sólo hay que echarle imaginación!

¿Cómo escoger bien una alcachofa?

Por último, vamos a hablar de cómo comprar la mejor alcachofa. Actualmente puedes encontrarla en la mayoría de hipermercados y solamente tendrás que seguir un par de trucos:

  • Elige la que pese más, con yemas gruesas y un color verde más claro.
  • Procura que esté cerrada por la parte superior.

Estamos seguros de que con estos consejos serás capaz de escoger la mejor pieza para tu menú diario.