Pilates: equilibrio entre cuerpo y mente

Pilates: la disciplina que consigue alcanzar el ansiado equilibrio entre cuerpo y mente

Anteriormente estuvimos hablando del yoga y hoy pasamos a hacerlo sobre el pilates. Aunque son dos disciplinas con aspectos comunes, se trata de modalidades muy distintas entre sí.

Pero comencemos por el principio: ¿qué es el pilates?

El pilates es un método de ejercicios y movimientos físicos dirigidos pensados para fortalecer y estirar nuestro cuerpo. Esto, junto a unos patrones específicos de respiración, conforman esta práctica tan popular.

Su origen se remonta al año 1934, en el que Joseph Hubertus Pilates publicó el libro “Your Health”, poniendo sobre la mesa un nuevo concepto: el equilibrio cuerpo-mente.

A partir de ahí, muchos de sus estudiantes, empezaron a abrir sus propios centros de prácticas. Este fue el inicio de una disciplina que hoy en día practican millones de personas en todo el mundo.

Volviendo a la definición del concepto, y para entenderlo mejor, enumeraremos los principios en los que se apoya:

  • Respiración
  • Centro
  • Concentración
  • Control
  • Fluidez
  • Precisión

Beneficios de practicar pilates

Ya hemos dejado entrever algunos de los beneficios pero, continuación, vamos a ver los principales:

  • Aumenta la capacidad de concentración y de control.
  • Aporta grandes mejoras en las personas con problemas musculares y articulares, así como aquellas que pasan mucho tiempo sentadas.
  • Fortalece la columna vertebral e incrementa la flexibilidad corporal, evitando dolores de espalda.
  • Permite que estiremos nuestros músculos y los relajemos.
  • Logra el ansiado «equilibrio cuerpo-mente»  

Tipos de pilates

Podemos distinguir dos corrientes diferentes:

  • Pilates clásico. Fieles al método de Joseph Hubertus Pilates, aplican las enseñanzas originales sin añadir ningún nuevo elemento.
  • Pilates contemporáneo. Modifican levemente la técnica original introduciendo algunos cambios respecto a ella.

¿Por qué muchas embarazadas practican pilates?

Seguro que es una pregunta que ronda tu cabeza, ¿verdad? La respuesta es simple: esta serie de ejercicios suaves y controlados ayudan a mantenerse, prepararse para el parto y facilitar la vuelta a la rutina una vez se ha dado a luz.

Y ahora que ya conoces todos los beneficios del pilates, ¿te animas a practicarlo?