Por qué es tan importante la Vitamina C

Cuando te decían de pequeño que te tomaras la fruta era por una razón

Seguramente que cuando eras pequeña tus padres te decían aquello de “tómate el zumo que tiene mucha Vitamina C” y después veías al famoso Primo de Zumosol diciéndote casi lo mismo por la televisión. Si te preguntabas por qué la Vitamina C es tan importante, aquí te damos la respuesta:

La Vitamina C es un nutriente esencial en nuestro organismo que se encarga de reparar todo tipo de tejidos celulares, por lo que es muy importante que estemos siempre bien servidos de esta Vitamina.

Al ser un tipo de Vitamina hidrosoluble contamos con la ventaja de que la podemos adquirir en sobres en farmacias para ingerirla vía oral y poder complementar la ingesta que realicemos tomando productos naturales porque, sí, la Vitamina C se puede “comer”.

Los alimentos más ricos en Vitamina C son las frutas y las verduras, especialmente los cítricos, las fresas, papayas, kiwis, guayabas y, por supuesto, las naranjas y los limones. En el caso de las verduras, las más ricas son los pimientos, el brócoli, las espinacas, la coliflor, la col, el repollo y el tomate.

¿Y qué ocurriría en tu cuerpo si no tomaras la suficiente Vitamina C? Para que te hagas una idea, otro de los nombres que recibe este nutriente es ácido antiescorbútica, dado que los marineros de los siglos XVII y XVIII sufrían de escorbuto en sus expediciones por los mares debido a la falta de Vitamina C.

Hoy en día los síntomas no son tan graves, pero también pueden ser muy molestos y no merece la pena sufrirlos. Por ejemplo, la ausencia de esta Vitamina puede provocar dolor muscular, aparición de moretones, problemas a la hora de cicatrizar las heridas, pérdida exagerada de peso, facilidad para sangrar por la nariz y fatiga crónica.

 

Posts relacionados