Cinco sustitutos naturales de la sal

Si quieres dejar la sal de lado, aquí tienes unos sustitutos naturales de la sal

La sal es una de nuestras opciones básicas a la hora de resaltar el sabor de nuestras comidas y casi la consideramos el único condimento que lo consigue. Pero está comprobado científicamente que hay que buscar sustitutos naturales de la sal y debemos reducir su consumo, ya que si la consumimos en exceso puede ser perjudicial para nosotros y provocar insuficiencia renal, retención de líquidos, hipertensión y problemas cardiovasculares.

Es cierto que nuestro organismo necesita sal, pero la mitad de lo que suelen consumir las personas a diario. Aprender a sazonar con otros condimentos como especias, hierbas o ralladura de cítricos es una alternativa para dar sabor a los platos de manera más saludable.

Cinco sustitutos naturales de la sal

Mostaza: es ideal para condimentar carnes, ya que tiene un toque salado y marina las carnes, aportando gran sabor. Utilízala en grano, ya que las mostazas preparadas pueden contener sal en su receta.

Ajo: asado o en polvo. Perfecto para condimentar carnes y aportará a tus platos un sabor ligeramente salado pero sin usar sal. También puedes probar la cebolla en polvo.

Mezcla de hierbas: mezcla diferentes hierbas (orégano, tomillo, estragón, eneldo, hinojo…) según tu gusto y el tipo de plato que vayas a preparar. Mételas en un salero y utiliza esto en vez de sal. Mucho más sano y muy sabroso.

Cítricos: puedes sazonar con ralladuras de cítrico para aportar un sabor fresco a tus comidas o incluso utilizar los jugos de cítricos para marinar carnes y pescados. Tendrás un plato de intenso sabor y muy saludable.

Algas: es una verdura marina naturalmente salada. Puedes añadirlas a ensaladas, sopas, platos de pescado. Te aportará un toque salado y sabroso además de todos los beneficios de la salud que aportan las algas (fibra, oligoelementos,…). Escoge entre el alga wakame, la nori o la lechuga de mar.